Volver a la rutina tras las Navidades

Diciembre es un mes que se llena de momentos entrañables. Todo se llena de luces, regalos, comidas con amigos y reuniones familiares que parecen no acabar nunca. Se viven celebraciones y situaciones de diversión, pero también añoranzas y compromisos.

De todos es sabido que las Navidades influyen en el estado de ánimo.

La modificación del horario del sueño, las comidas pesadas, el sedentarismo, el consumo abusivo de alcohol y los compromisos hacen que se altere nuestro equilibrio emocional y físico.

De acuerdo con otros profesionales, se advierte que estas fechas no siempre coinciden con los propios ciclos psicológicos, de tal forma que el ambiente puede forzar la participación en dinámicas sociales no deseadas, conduciendo a cambios de humor, tristeza, pérdida de apetito o voracidad extrema, cambios en los niveles de energía, dificultades para concentrarnos o pensamientos obsesivos.

Por eso volver a la rutina puede resultar duro al inicio, pero retomar hábitos anteriores e incluso crear nuevos proyectos implicará numerosos beneficioso para la estabilidad emocional de cada uno.

Parece que enero es el mes más sufrido del año, pero también puede estar plagado de nuevas oportunidades por descubrir. Te damos algunos consejos para volver a la rutina con energía y motivación tras la Navidad:

  1. Haz un listado de propósitos con objetivos alcanzables a corto plazo y elabora un plan de acción.
  2. Aprende a cuidarte, piensa en tu salud. Comienza una dieta saludable, haz alguna actividad física y practica ejercicios de relajación.
  3. Establece una rutina de sueño. Duerme al menos 8 horas al día, y aunque al inicio te cueste conciliar el sueño, no desesperes, lee o escucha la radio.
  4. Adopta una perspectiva de desarrollo y crecimiento personal. Cultiva nuevas aficiones. Crea nuevas expectativas.

Para todo ello, haz un plan semanal con una organización dirigida a las diferentes áreas de tu vida: obligaciones, objetivos y prioridades.

A veces tendrás que hacer sacrificios y tardarás en ver los resultados, pero eso no significa que no vayas a lograrlo. Sé paciente y tenaz y conseguirás todo aquello que te propongas.

Poco a poco, empezarás a sentirte mejor, más optimista y tu cuerpo experimentará esos cambios. Y si tienes que acudir a un especialista para que te asesore de forma personalizada, no dudes en hacerlo.

Esther Rodríguez Díaz

Psicóloga Sanitaria